Argentina tiene problemas para proteger el ambiente

No logra captar inversiones en energías limpias. Lo revela un informe del Banco Interamericano de Desarrollo. A pesar de sus extraordinarios recursos renovables, se ubica recién en el 11° lugar entre los países de la región. El ranking lo lidera Brasil. 

Asignaturas-pendientes Argentina medio ambiente

Asignaturas pendientes

19/06/12
Con el crecimiento económico de los últimos años, América latina tuvo una explosión de consumo de energía. Si a eso se añade la existencia de extraordinarios recursos renovables, la región podría estar a la vanguardia en inversiones en el sector de energías limpias. No es así, como lo revela un ranking donde Brasil es el mejor calificado y Argentina ocupa el lugar 11, detrás de casi todos sus vecinos sudamericanos –a excepción de Venezuela y Bolivia– y superada por naciones centroamericanas como Nicaragua y Panamá.

“En toda América latina las inversiones en ese sector han resultado claramente insuficientes si se considera los extraordinarios recursos naturales”, indicó Gregory Watson, del Fondo Multilateral de Inversiones, que pertenece al Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Junto con Bloomberg New Energy Finance (BNEF) presentarán hoy un detallado informe del estado actual de las energías limpias y el ranking “Climascopio”. El documento analiza la situación en 26 países, donde Brasil obtuvo una nota de 2,64, por su buen rendimiento en los parámetros evaluados; Nicaragua se situó en segundo lugar, con 2,13, y Panamá ocupó el tercero, con 1,97 (por sus “considerables esfuerzos” para gestionar las emisiones de gases de efecto invernadero).

De acuerdo con María Gabriela da Rocha, jefa para América Latina de BNEF, Argentina –la tercera mayor economía latinoamericana– fue calificada con 1,32 puntos, lo que la ubicó en el puesto 11°. ¿Por qué? Aquí la respuesta del informe: “Se sitúa por detrás de los demás países en lo relativo al volumen de la inversión, lo que obedece a las restricciones de financiamiento, y al costo relativamente elevado de la deuda”. Pese a estas dificultades, al país le fue bien “en el segmento de solidez de los negocios de bajas emisiones de carbono y las cadenas de valor de energía limpia, donde obtuvo una calificación por encima del promedio regional”. También se destacó en los indicadores de políticas de energía limpia.

Entre 2006 y 2011 Argentina sumó 1.750 millones de dólares en inversiones del sector, basado principalmente en el desarrollo de los biocombustibles (64%), energía eólica (20%) y de biomasa (12%). Pero el crecimiento de las inversiones fue, en ese período, apenas de 8,5%, y en 2011 se registró un fuerte retroceso con una reducción del monto invertido a sólo 138 millones de dólares, casi 70% menos que en 2010. El documento no deja lugar a dudas sobre las causas: “Los principales obstáculos fueron el alto riesgo percibido por los inversores extranjeros y la limitada disponibilidad de las líneas de financiamiento local”.

Las perspectivas no parecen alentadoras: “A corto plazo, la dificultad para obtener capital a un costo razonable probablemente mantendrá el volumen de inversiones en un nivel bajo. Y esto a pesar del extraordinario potencial de la bio-energía y el recurso eólico del país”. Agrega que “la financiación se vio gravemente afectada por la desaceleración económica mundial”. Con todo, hay un consuelo: gracias a Brasil, Colombia y Argentina, América del Sur es la segunda productora mundial de bioetanol y biodiesel.

El “Climascopio” –que muestra cuán apetecible resulta un país para recibir inversiones en energía limpia– examina factores interrelacionados que incluyen el marco propicio para las inversiones; proyectos en marcha y fondos asignados; capacidad de la industria y las cadenas de distribución de bienes, servicios y créditos de energía limpia. Una evaluación sobre toda América latina indicó que apenas 5% de las inversiones globales realizadas en 2011 tuvieron como destino esa región. Un total de 1 billón de dólares se invirtieron en el mundo en los últimos 8 años, la mayoría en proyectos impulsados en EE.UU., China y Europa.

Fuente: Diario Clarín

 

Publicado en: novedades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Ultimos tweets

Una nueva ventana solar de doble panel y triple uso: da sombra, aísla y genera energía mitreyelcampo.cienradios.com/…

Consejos
Galería